Cuidados de las Plantas

Camelias

Cuidados de las Camelias:

Es un arbusto persistente procedente de Asia Oriental,  su nombre común más conocido es Camelia y su nombre científico es Camelia japónica.  La Camelia es un delicado arbusto que suele medir entre 80 cms. a 2 m.  de altura. Este arbusto posee hojas perennes, coriáceas, gruesas, de color verde oscuro brillante, con el  envés más pálido, terminadas en punta y de bordes enteros o ligeramente aserrados.
Esta planta nos ofrece delicadas flores, que generalmente son de gran tamaño, aunque su forma varia (sencilla, dobles, semidobles) dependiendo de la variedad de Camelia. Los colores de las flores también son variables, van desde el blanco al rojo, rosa-amarillo, púrpura, salmón o incluso bicolor.En cuanto a sus cuidados, debe estar ubicada en semi-sombra, no tolerará sol directo, pero si el frío intenso.No es conveniente  cambiar de ubicación a nuestra Camelia, ya que sufre bastante con las variaciones (temperatura, riego, etc.). Le agrada mucho la iluminación,  pero no sol directo.

Fertilización y suelo.

Es recomendable que las Camelias sean plantadas en una tierra ácida y porosa, para que el agua drene fácilmente. También es conveniente que la tierra tenga un buen aporte de materia orgánica, como turba o compost. Todos los años tendremos que agregar Humus lombrisol encima de la base de la planta y mensualmente aplicar Sulfato de Fierro en el riego.

De igual manera antes de la floración, es decir en marzo se aconseja fertilizar con Fertilizante Específico para Azaleas y Camelias, repitiendo cada dos meses para ayudar en la etapa de floración.

En cuanto a las necesidades de riego esta especie necesita mucha humedad, por lo que hay que regarla abundantemente. No se debe regar la planta con agua calcárea, por tanto es preferible regar con agua de lluvia o decantada.
Hay que procurar mantener la Camelia con humedad, pulverizar la planta con agua, lo que aumentará la humedad de la planta, pero en invierno hay que procurar no pulverizar sobre las flores y en verano hay que hacerlo abundantemente sobre el follaje.

Poda:

La época ideal de poda de esta especie es después de la floración. Debemos despuntar las ramas, cortando por encima de la segunda o tercera yema, desde la inserción del brote. Así el año que viene surgirán nuevos brotes que darán más flores.

Si queremos obtener flores más grandes, tendremos que dejar un solo capullo por rama, arrancando los demás. De este modo tendremos flores más grandes, pero en menor cantidad. Esto debe realizarse a mediados de noviembre.

Plagas o enfermedades comunes:

Es común encontrar arañitas, conchuelas, fumagina y botrytis.

Para controlar arañitas se aconseja el acaricida Arañitas, alternándolo con Aceite Springhill cada 7 días por 2 repeticiones cada producto.

En cuanto a la conchuelas, es más fácil su control aplicando  el Insecticida conchuela cada 7 días por dos a tres  repeticiones, y la Fumagina que tiene aspecto de hollín, es la consecuencia de las conchuelas que succionan savia, así que eliminando las conchuelas, ésta desaparecerá, De todas maneras, si la Fumagina es severa se aconseja aplicar el producto Fumagina en el follaje repitiendo a la semana.

Es muy común que las camelias se contagien con Botritis, hongo que oxida los botones por lo general, de las flores blancas y rosadas pálidas, para esto aconsejamos prevenir con Captan en los meses de  marzo o abril, para evitar el desarrollo de éste hongo.

Recomendaciones Generales: