Cuidados de las Plantas

Cuidados y Trasplante

Trasplante

Es muy importante realizar trasplantes de maceta de nuestras plantas, sobre todo para beneficio de las raíces. Es fundamental en esta tarea cambiar el sustrato o tierra a uno fértil, desinfectado y con buen drenaje. Lo ideal es que se cambie cuando el macetero quede pequeño o cuando la tierra esté demasiado lavada y pobre en nutrientes.

Lo primero que debemos saber, es que los cambios de macetero o trasplantes en el suelo se deben tratar de hacer cuando estas especies se encuentran en receso vegetativo. Lo ideal es no hacerlo cuando estas especies estén en pleno desarrollo (brotación, crecimiento, floración, ni fructificación), porque puede que estas se resientan con el cambio. Por lo general, en invierno las plantas se encuentran en receso, a excepción de las de interior, ya que al estar adentro de la casa, presentan un microclima especial, permaneciendo casi todo el año en desarrollo.

Al realizar un trasplante, debemos asegurarnos que el macetero que escojamos sea del tamaño apropiado, y que tenga una perforación en la base, por donde pueda escurrir el agua del riego sin ningún problema.

Luego de escoger muy bien el macetero, debemos utilizar una muy buena tierra para esta labor, como Tierra Trasplante Anasac, la que está especialmente diseñada para estas ocasiones por poseer la granulometría indicada para el cambio. Si la especie que trasplante es muy delicada, aplique al riego el producto Trasplante Ecopcion, éste ayudará al establecimiento de raíces y evitar desarrollo de hongos.

Si aparece una masa de raíces enmarañadas alrededor de la tierra, es clara señal de que el macetero está limitando el crecimiento de la planta y ésta necesita ser trasplantada. En este caso hay que desprender el pan de tierra evitando que se dañen las raíces, las que se encargan de alimentar a las plantas a través de los pelos radiculares (que son las raicillas finitas que se ven al momento de realizar el trasplante) y por donde los nutrientes son absorbidos. Entonces hay que evitar cortar o romper estas raicillas.

Apoye una de sus manos sobre la tierra y dé vuelta el tiesto, mientras con la otra golpea con cuidado la base de la maceta. Si no logra soltar la tierra, golpee ligeramente el borde del macetero contra una superficie dura, hasta que logre soltar el cepellón completo. Luego ubíquela en el nuevo lugar o maceta seleccionada.

Le recomendamos trabajar a la sombra y proteger las raíces de la luz directa mientras realice un trasplante. Si es necesario, cúbralas con papel de diario mientras se encuentran fuera del macetero. Luego ubicaremos el macetero con la parte basal de la planta, y procederemos a rellenar con la mezcla de sustrato, evitando que queden espacios con aire. Luego se debe regar en abundancia para evitar que esta planta se nos deshidrate. Riegue cuidadosamente hasta que salga el agua por la perforación inferior. Aunque la planta sea “de sol”, manténgala a la sombra durante una semana aproximadamente

 

LE RECOMENDAMOS

Si prefiere, coloque corteza de pino en la superficie del macetero seleccionado. Esto ayudará a conservar la humedad y a mantenerlas libres de malezas.