Cuidados de las Plantas

Cuidados y Trasplante

Cuidados

Cuando las raíces de tus plantas de interior llenen la maceta (lo que detiene la floración), se hace necesario trasplantarlas a una maceta más grande. Recuerda que es importante utilizar una buena mezcla de sustrato especial, mezclándola con un poco de Arena de Lampa. Si el ambiente interiores muy seco, agrégale una porción de turba que hará que el sustrato se mantenga más húmedo y evitará que las plantas se sequen. Evite realizar cambios cuando las plantas estén en pleno desarrollo, para no dañar brotes y flores.

Es una labor muy importante, puesto que las plantas de interior se estresan con facilidad, y por ello debemos mantenerlas con todos los elementos o nutrientes necesarios para desarrollarse bien. Para ello aconsejamos aplicar cada 30 días el Fertilizante Orgánico Phyllum en dosis de 2,5 cc por 1 litro de agua para aplicarlo a todo el follaje.

Debemos proporcionales alta humedad ambiental a través de pulverizaciones de agua al follaje. Para eso recomendamos pulverizar mojando el follaje con agua cada 15 días, y en invierno, cuando exista calefacción, hacerlo cada 7 días.

– Lo más recomendable para este tipo de especies es la luz natural. Por eso debemos acercar las plantas a las ventanas y tratar de rotarlas en 360° para que reciban los rayos solares por todos lados.

– Las plantas variegadas requieren más luz que las verdes. Los cactus al interior, siempre estarán mejor en lugares más iluminados. No florecerán dentro de la casa, debido a que el sol es necesario para que florezcan.

– Las plantas en general se comportarán mejor cuando están reunidas (y no aisladas), formando así su propio microclima y desarrollándose mucho mejor. Agrúpelas, mezclando texturas, colores y tamaños.

– No existe una regla en cuanto al periodo del riego, ya que éste varía según el tipo de tierra, material del macetero o jardinera, tipo de planta y la temperatura del lugar.

– Lo ideal es introducir el dedo en la tierra antes de regar para sentir la humedad cercana a las raíces. Esto nos ayudará a ver si efectivamente nuestra planta necesita o no riego.

– Es muy importante saber que SIEMPRE las macetas deben tener un “orificio” abajo para que el agua escurra y evitemos que las raíces se pudran.