Higuera

Árbol de hoja caduca de origen asiático (Ficus carica), de tamaño pequeño a mediano de hasta 10 mt de altura en este tipo de clima.  Es un árbol bastante rustico, por lo que resiste a condiciones como grandes heladas, aunque de todas formas se recomienda protegerlo sobre todo si es joven. Su madera es blanda. Existen higueras que producen dos veces en el año, higos en otoño, y las yemas latentes que pasan el invierno y maduran a la primavera forman brevas, fruto de mayor tamaño. Presenta un gran crecimiento de raíces y se adapta a diversos suelos, aunque su rendimiento es mucho mayor si el suelo tiene una buena retención de agua.

 

 

PODA EN HIGUERA:

 

Epoca de poda: La poda debe realizarse durante el receso vegetativo del árbol (cuando se encuentre botando sus hojas) que ocurre entre otoño e invierno, pero lo más recomendado sería a fines de invierno cuando pase el riesgo de heladas o a principios de primavera.

 

TIPOS DE PODAS EN HIGUERA:

 

Poda de formación: Tiene el objetivo de formar la estructura del árbol y ramas principales para formar la fructíferas. Existen varios tipos de poda de formación, acá explicaremos una recomendada para jardín.

  • Primer año: Plante y corte el tallo principal por encima de 3 yemas de madera a la altura deseada, esto formará tres ramas principales al próximo año.
  • Segundo año: Corte las ramas principales obtenidas por encima de tres yemas para al próximo año para obtener 9 ramas principales. Notará que durante el crecimiento vegetativo de este año aparecerán ramas de la base, déjelas.
  • Tercer año: Corte todas las ramas principales nuevamente por encima de tres yemas y así se desarrollarán los frutos. Elimine sierpes mal ubicadas y deje las vigorosas para agrandar la copa.

 

Poda de fructificación: Es importante recordar que en la higuera,  los frutos se producen en madera del año, y salen de las axilas de las ramas. La higuera produce la fruta durante la temporada de crecimiento a diferencia de los demás árboles de hoja caduca. En este clima, la poda de fructificación es muy ligera, eliminando ramas viejas, muy altas, débiles o que producen muy poca fruta, ramas que vayan hacia adentro o se entrecrucen.  Es necesario que las ramas cubran toda la copa del árbol y reciban luminosidad para su producción óptima.

 

Poda de restauración:  Una vez que la higuera haya perdido vigor y se haya vuelto poco productiva es necesario este tipo de restauración que se lleva a cabo entre 30 a 40 años de edad de la higuera. Corte a ras de suelo las ramas, puede dejar las ramas principales a 60 cm de longitud. Durante el crecimiento vegetativo rebrotaran las ramas y se deben elegir las más vigorosas

 

FERTILIZACIÓN:

Se sugiere realizar 4 aplicaciones por temporada con fertilizante Ferti Frutas especialmente en meses de calor, y ante algún estrés como en el caso de las podas. Dos fertilizaciones son fundamentales, una a comienzos de la primavera y otra a finales de verano. En caso de algún estrés, también está la opción del Bioestimulante Nutrisac que actúa por el follaje u hojas del árbol para fortalecer la producción de estas, o Phyllum para la estimular la producción de flores y frutos.

 

TRASPLANTES:

Es recomendable hacerlo en otoño durante el receso vegetativo del árbol. Para estimular el crecimiento de raíces después de esta labor se recomienda usar Trasplante Eco opción en la dosis recomendada en el envase, aplicando al follaje mediante un rociador o directo al suelo en forma de riego.

Plagas más Comunes

Descargar Ficha