Cerezo

El guindo o cerezo (Prunus avium), es un árbol de hoja caduca de tamaño mediano que puede alcanzar los 20 m de altura. Su madera es dura, lisa y de color rojizo. El guindo presenta requerimiento de hora frio variable según la variedad, soporta heladas de gran magnitud en invierno pero no así en primavera donde heladas de baja magnitud son muy letales en floración y cuaja de frutos. Se deben evitar los suelos pesados e impermeables.

 

 

PODA EN CEREZOS:

 

Epoca de poda: La poda en arboles caducos como el guindo por lo general puede realizarse durante el receso vegetativo del árbol (cuando se encuentre botando sus hojas) desde otoño a invierno, aunque en el caso del guindo es recomendable no podar en invierno para que la cicatrización se lo más rápida, por lo que la poda en verde (primavera-verano) en este caso también es recomendable por este mismo objetivo. La poda de producción se realiza desde la recolección de frutos a inicios de otoño.

 

TIPOS DE PODAS EN CEREZOS:

 

Poda de formación: Esta poda consiste en formar la estructura del árbol, escoger las ramas principales y formar las ramas que producirán a futuro la fructificación. Existen varios tipos de poda de formación, acá explicaremos una recomendada para jardín.

  • Primer año: Corte el tallo principal por encima de 3 yemas de madera a la altura deseada, se sugiere una altura baja para un jardín, siendo de 40 a 60 cm por ejemplo. Recuerde que esas tres yema provocaran las tres ramas principales del guindo. Corte las ramas laterales o anticipadas que tenga el tallo principal dejándolas a dos yemas. Durante el crecimiento vegetativo en el año estas ramas laterales rebrotaran, rebájelas a 3 o 4 hojas de forma que ayuden al engrosamiento del tronco.
  • Segundo año:Pode las ramas principales que se han formado de las 3 yemas dejadas el primer año, dejándolas todas a la misma altura con una longitud de 25 cm, siempre por encima de una yema exterior o que vaya hacia afuera, si hubiese más ramas principales elija las más vigorosas, pode las débiles y delgadas, con esto se formaran posteriormente 6 ramas principales. Suprima (desyeme) los brotes o ramas que se encuentran en el tronco.
  • Tercer año: Ya obtenidas las 6 ramas principales, pódelas a 25 o 30 cm de longitud. Los demás brotes que se desarrollan en la parte inferior, pódelos a dos yemas.
  • Cuarto año: De las 6 ramas obtenidas el año anterior, se desarrollaran 12 principales y con esto finaliza la formación del árbol, no se poda más hasta que la fructificación se haya dado

 

Poda de fructificación: El objetivo de esta poda es asegurar la fructificación del año y remplazar si es necesario estas ramas. En el guindo debe ser una poda suave, dado que produce mucha secreción de goma en las heridas y cicatrizan con dificultad. La poda consistirá en mantener la estructura formada en los primeros años, eliminando ramas débiles, mal ubicadas, y chupones, rebajando ramas muy largas dejándolas por encima de un brote nuevo para que allí se instale la fructificación y siempre evitando que las fruta se nos vaya alejando. Esta se realizará cada 4 o 5 años. En el cerezo las yemas pueden formar ramas de madera que solo poseen yemas de madera, importante en la formación del árbol pero no en la producción de guindas; ramas mixtas, que poseen yemas florales y yemas de madera; chifonas, que son ramas cortas, que poseen yema de flor y una terminal de madera; y los dardos que son los más importantes a nivel productivo de frutas, son ramas muy cortas con hartas yemas florales y una de madera en la punta, producen por varios años en ramas de dos años por lo general, es importante la iluminación a estas estructuras para que su productividad sea óptima.

 

Poda de restauración:  Solo se realiza en caso de extrema necesidad por improductividad del árbol, a causa de la gran producción de goma que puede terminar en cancros y finalmente en la muerte del cerezo. Para esto reduzca a la mitad de su longitud todas las ramas principales (las que salen del tronco). La fructificación de reestablecerá en unos años.

 

FERTILIZACIÓN:

Se sugiere realizar 4 aplicaciones por temporada con fertilizante Ferti Frutas. Dos fertilizaciones son fundamentales, una en cuaja de frutos, para esto puede ser remplazado por el fertilizante Germinal especialmente formulado para floración y bueno para otoño-invierno, y la otra después de la recolección de fruto con Ferti frutas. En caso de algún estrés también está la opción del Bioestimulante Nutrisac que actúa por el follaje o hojas del árbol para fortalecer la producción de estas, o Phyllum para la estimular la producción de flores y frutos.

 

TRASPLANTES:

Es recomendable hacerlo en otoño durante el receso vegetativo del árbol. Para estimular el crecimiento de raíces después de esta labor se recomienda usar Trasplante Eco opción liquido el cual se diluye en la dosis recomendada y se puede aplicar al follaje mediante un rociador o al suelo en forma de riego.

.

Plagas más Comunes

Descargar Ficha